Ultrasonido

En éste método de imágenes NO se emplea radiación ionizante y las imágenes se logran empleando ultrasonido mediante un transductor, el cual emite las ondas a diferentes frecuencias y recibe el “eco” de los diferentes tejidos a los que se le aplica, transformándola en una imagen para su interpretación.

El agua y en general todos los líquidos son excelentes transmisores del sonido. Por el contrario el gas y los elementos sólidos duros como el hueso, no permiten una adecuada transmisión del sonido.

Para realizar los estudios de ultrasonido es indispensable traer los estudios anteriores relacionados con el examen que se va a realizar. El objetivo de las Preparaciónes en las que es necesario tomar agua es "presentarse al estudio con la vejiga bien llena" lo cual le permite al radiólogo una adecuada visualización de los órganos a estudiar a través de la “ventana” de líquido que le proporciona una vejiga bien llena.